Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

domingo, 21 de febrero de 2010

Virginia Perrone



Mi querida y deconstructora Virginia,
la de los copiosos esplendores,
devuelvo pudoroso el percutir de tus labios,
de tus cortedades sinfónicas.
Devuelvo con muy poco tu apasionado despojamiento,
sólo abreviatura mía
aquella mulatera manía
de no florecer en letras
sin vagar por tu verbo.

Juan


Por qué no ser así, leve,

y pintarse azules los huecos
y lloverse en las tardes.

Virginia

3 comentarios:

  1. Felicitaciones Estimado Poeta, sigue adelante con tus versos tan sensibles.
    Un saludo
    Moshenga VIII Cabanillas
    Cajamarca - Perú

    ResponderEliminar
  2. Excelente, Juán!
    Virginia es toda verbo, ciruelas, violetas, tarde azul, trazo.

    Un besooooooooo

    ResponderEliminar
  3. Cómo se te agradecen estos Gestos, Juan de la Palabra Descalza.

    Bíblico Juan, mi querido y Bíblico Juan, yo que me esclavizo a tu Verbo cada vez que lo asomo, que te nombro Maestro y temo perderme en tus Palabras y extraviarme de las mías, de esas Brevedades insolentes que se me paren y me paren.
    Vos, Maestro, que sabés desnudar cada Palabra, destilarla, hacerla Salmo húmedo, y yo no sé cómo andarlas sin ser una Eva antes de la primera traición a la divina Ley.

    No sé cómo agradecerte cada Letra que me obsequiás, y si me miro demasiado en esas Palabras tuyas voy a creer lo que no soy, lo que finalmente nunca sé hacer como quisiera, pero me encanta engañarme por un ratito, y me miro de tu Palabra pero no olvido que sólo un Poeta tan descalzo puede oficiar esos espejos.

    Poeta querido, Gracias.
    Virginia.

    PD1: justito hoy cambié esa foto actual de estos días, y saturada del verano que amo tanto, por la anterior que me pareció más formal para un Blog de Poesía. Prejuicios tal vez??

    Pd2: Angelino, gracias siempre, y lo repito acá, gracias por sostener ese diálogo Poético siempre en El Trazo.

    ResponderEliminar