Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

viernes, 21 de mayo de 2010

Destellos

En lo más profundo del recuerdo ¿está primero la música o la palabra?
¿ Por qué causa, cuando leemos la letra de este tango escrito en 1924, escuchamos una melodía que atraviesa como un fantasma toda nuestra mente ?
¿ De qué materia está hecha la nostalgia que llevamos adentro desde muy pequeños ?
¿ Y qué son los destellos ? ¿ acaso reflejos hudizos de felicidad en las ondulaciones del champán ?
¿ Podremos alguna vez agarrar por la cola la magiafantasmaritmopoesía ?

(traten de darme alguna respuesta)
Juan D

Para ahogar hondas penas que tengo,
que me matan y que no se van,
yo levanto temblando en mis manos
esta copa de rubio champán.
Los invito conmigo a beber
que bebiendo se habrán de olvidar
los destellos de amores perdidos
que suelen los ojos de llanto nublar.

Yo he sabido otras veces beber
en la fuente de sus labios rojos
y el mirar de sus lánguidos ojos
muchas veces de amor me embriagó.
Pero, amigo, ella me olvidó
y en el fino cristal de esta copa
me parece que veo la boca
que mil veces mi boca besó.

En mi alma quedaron destellos
de ese amor que no se irá jamás
pues, por más que lo intento, no puedo
esa luz que me quema apagar.
Si esta noche borracho me ven
a mi mismo me quiero engañar
y es por eso, amigos, invito
bebamos, me quiero aturdir con champán.


Autor invitado: Juan Andrés Caruso
.

3 comentarios:

  1. Juan de los Juanes, la nostalgia está hecha de fosforitos quemados por eso esconde brillos y resplandores.

    Por aquí anduve, despacito y sin hacer ruidos por lo temprano en este sabado.

    Besos.
    V.

    ResponderEliminar
  2. Muy lindo y profundo tu post. De hecho, vengo altiro a dejarte mi saludo y mis deseos de que sigas adelanTe con todo lo que haces por las letras.

    Saludos, Juan, desde Quilicura, CHILE.

    ResponderEliminar
  3. Juan: te he dado mi contestación personalmente, pero si querés lo vuelco aquí o hacelo vos sin problemas. Mi cordial saludo,

    ResponderEliminar