Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

domingo, 22 de agosto de 2010

Buscarla

.
eso de fatigar la palabra
buscar en grandes volúmenes
seguir el movimiento de miles de labios
la palabra
escuchar su fónica
haber transitado tantas lenguas
la palabra
devolverle atenciones
acariciar su presencia
sentir su anatomía
en lo oculto
la palabra
recorriendo el universo tras su forma
palo duro desconvocar
y revolver el pasado
subir un tono
borrar un pacto
sin desflorarla

"el tiempo dirá" dije vencido

y después de un sueño de turba
encontrarla sobre la mesa del desayuno
al lado del pan caliente
el día menos pensado
la palabra
http://juandisante.blogspot.com
.

2 comentarios:

  1. Así es. Amenazados por su ausencia, y a su aún, convocados desde su misma árida ausencia que a veces nos marca el rumbo. El silencio causa la Palabra pero hasta que no aparece en la mesa del café humeante de una mañana, no hay sosiego.

    Poeta, por aquí anduve, entre tus esperanzas, tus desasosiegos Poéticos, enredándome y desenredándome entre tus Palabras.

    ResponderEliminar
  2. como estas soy monica denis me llego tu poesia por mi mails asi que pase a leeerte me gusta tu estilo beosososo

    ResponderEliminar