Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

jueves, 23 de junio de 2011

Explicarme

.
quisiera explicarme tanto como digo
explicarme a diente este arder
la molienda desigual de mi tono gótico
y el por qué del contrapaso

también saber en una hojuela
lo habitual de mis marcas
el descalzo encargo por más dulces
y el vasto crepuscular sentido

mi escarchado timbre del sí
las noches refunfuñas en azul
el rechazo del decoro y la noción
y el sitio perdido de mi desván

enfrentar cada desuso de mi destierro
yendo y viniendo
decir entre dientes la verborrea
y el cauto desplazarse de los signos

cuánto quisiera explicarme
el atavío matriz de anteayeres
tono y desentono
y el por cuando del recuerdo y del olvido

conocer en un dialecto ámbar
mi gratulante deambular de fatalismo
y el por qué de ti
el por qué el por qué el por qué
de ti
y de los pasos perdidos
Juan (madrugada)

5 comentarios:

  1. muhas gracias por el comentario n mi blog!
    se agradece
    un abrazo
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  2. me detuve a leer y realmente,mis disculpas,tus seguidores que les pasa han muerto? son muchos y en silencio!
    suele suceder
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  3. Están anonadados. Muchos sufren del mal del seguidor con verborrea insonora. Ni mus.

    ResponderEliminar
  4. "El porqué de ti y los pasos perdidos",
    a veces nos perdemos en el camino amigo, pero la inteligencia está en saber retomar el rumbo, tu poema tiene mucha sabiduría, pero no busques explicaciones a muchas cosas que ni siquiera tienen un porqué.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar