Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

sábado, 26 de febrero de 2011

Volver

.
Escribiré con lo que queda
de aquella palabra dicha una vez.
Después...
a la hora de llorar
preferiré
hacerlo por todo lo agrio
que no perdona
tritura...
Y un lunes de septiembre
haremos luces
y volveré a Madrid
a recoger los frutos
del qué decir...
para traértelos
en un manojo.
Juan


jueves, 17 de febrero de 2011

Pedir


Si alguien pidió que el escarnio
volviera,
lentos serán
los paisajes del regreso.
Pero si otros
muchos otros
tantos que son
pidieran
por el roce de la piel
por el complacimiento y las proporciones
la entereza y la eufonía,
la mirada y el compás,
y triunfaran;
entonces pues
mucho más tiempo aun
deberemos esperar
antes que las máscaras
del bufido
finalicen su desfile.

Juan Disante
.

viernes, 11 de febrero de 2011

Ya no

.
Navegando por las palabras
debo decir, antes que lleguen los críticos críticos,
que antes no había desenfado
ni zafe,
eran épocas donde el culo no se llamaba culo
y el descaro no reinaba
desparpajado.
Ahora somos multitud de timadores
huroneros
recorriendo zaguanes en busca del
bálsamo de semen
y el brillo del oro
el brillo del oro.
San Juan de la Cruz se colgaba de la cruz
apoltronaba su simiente,
Miguel Hernández sensualote y rústico
hizo de la voz su atajo,
César Vallejos prefirió que un jueves tormentoso
asomara la hechura del plenilunio
y el manierismo espantanublados.
Todos ellos le habrán dicho a ellas:
"tu cuerpo es el lenguaje,
tuve la alegría de vivir descalzo
tuve el sabor de ser analfabeto
de encontrarme con zapatos nuevos
muchos oximorones y
de a saltos
probar mis vinos destilados".

Ya no.
Repaso la modorra del patán que no fui
que se bañaba en agua de rosas
jocundo
en un pedazo de nostalgia
asomado a un cogote de prejuicio encapuchado.
Desmenuzo la bobonia que no se animó a cruzar
fronteras.
Reviso las malandantes pasarelas
por estrechas y piernijuntas.

Ya no.
Quiero acercarme al erotismo
antes que vuelva el asteroide
de los dinosaurios,
quiero cohabitar la mala vida de la irreverencia
donde está el eros
... y la rendición.

Juan Disante
Verano / 11