Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

lunes, 31 de octubre de 2011

Dulcería



El frasco que era de arropes
ahora está pleno de sosería,
por su perfil chorrean refunfuños,
presunciones,
rehusos,
hollines.

No podemos ser menos molestos
desde donde estamos
y alguna vez
deberíamos convertirnos en la memoria
del dulzor
de todos los frascos
que ya no.




Juan Disante (Buenos Aires)

miércoles, 19 de octubre de 2011

Plegaria de una bisnieta Inca





Que esos orondos metalitos
que dejas rodar
no separe lo amorosamente unido.
Que la solapa de tu manual de instrucciones
anuncie las intenciones.
Que la frente de tu aurífera frente
sea visitada por las reservas del Inti.
Que los huracanes oxiden
las espadas derramadas
y su simiente decline.



Juan D

sábado, 8 de octubre de 2011

Huacas

Cada año el planeta se calienta más
y el hielo de los árticos va desapareciendo,
el oso se va con el frío.
Cada año la tala de las selvas avanza más,
las inundaciones invaden el hábitat natural
y los tigres se van con la madera.
Cada año el cemento obtura la tierra y las playas,
los sapos, libélulas y zorzales desaparecen de las ciudades,
se van con el verde.
Cada año el CO2 se multiplica por la combustión,
se entabla la peor de las guerras: clorofila contra contaminación,
el hombre no sabe a dónde ir con su progreso.
En la contienda abandona su letra
y busca en la cordillera
a los niños Incas de Llulaillaco.



Juan Disante



jueves, 6 de octubre de 2011

Solo


.


¿Qué irá pensando ese hombre que camina solo por la vereda angosta?
que el salario no alcanza para su sustento
que es tan gregario en su soledad
que le da por ser interior cada viernes por medio
¿Qué irá pensando?
Debo concederle su polifonía
cuando admira las grandes columnas
los ascensores de treinta pisos
y las tortas cubiertas de crema en las pizzerías.
Debo concederle que siga admirando el progreso
con sus manos en el bolsillo
que siga depreciando por dentro sus propios zapatos
que siga esperando…
que siga esperando vaya a saber qué.
Pero no puedo concederle
que yendo a ninguna parte
que el hombre solo pensando
se sienta transitorio
no se salga más allá de él.


Juan Disante - Octubre / 2011



sábado, 1 de octubre de 2011

Abuelo

Quiero retroceder torpe
a esta migración
que tardo nadie pinta.
Quiero encontrar las huellas
de tu nombre

y saber de tanta huída
hacia atrás,
las brumas.
Quiero desandar tus piernas
y no puedo.
Sordedad de mi yo
que no cesa
ni termina de apartarnos.


Tu búsqueda jóven de salidas francas
al gran atascadero global
de tus cercanías
¿o de tus adentros?
Inventor solitario inquisidor,
oriundo,
hablo de tí,
nos persiguen rebeldías iguales
a sí mismo,
emotividades,
pulsiones,
nuestro origen celta.
Congénere de mis ansias
sigo tu tumba del desgano
lejos de tus montañas
de cabras
y manzanilla.



Se trata de que seas lo mismo
que mis nostalgias
para que escapemos de la artrosis
de este mundo agrietado y en tropel.
Peleamos
acariciando,
confundiendo,
copulando,
soñando volver siempre atrás.



Mirando allá
quiero ir a tu encuentro,
no sé si podré sin fe...




.