Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

martes, 21 de febrero de 2012

Materia inmaterial



Esta fuerza oscura
que me retiene
y cuando se le ocurre
me expande,
cuando quiere me atomiza.
No lo sé,
mi galaxia quiere escapar
del Cúmulo de Coma,
energía oculta
billones de agujeros.
Pero no,
estoy atado al Otro,
esa atracción que me ata
me desrevela.
Girando alocadamente
mi identificación
viene desde antes del amanecer
y quiere estallar
(frente al peso gravitatorio del espejo)
emitiendo luz,
anhelos.
Pero el Otro no me refleja,
no me absorbe
y aunque sí, me atraviesa,
es invisible sin consecuencias encarnadas.
Esas minúsculas cositas subatómicas
curvan mi viaje
en el único lenguaje que no entiendo...
pero intuyo.

Juan Disante

6 comentarios:

  1. Me acaba de llegar tu poema, que me dejó electrizada. Es una preciosidad. Gracias por ponerlo ante nosotros, así, despojadamente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es una atracción qeu ata.. es un camino que sabes que llama, es una fuerza de luz.. que no se puede evitar, y mira que lo deseas... me encanta... me gusta... es que yo tambien lo intuyo...

    Un besazo Juan

    ResponderEliminar
  3. Este poema suyo, Juan , guarda una cierta relación con alguno que yo he escrito, de alguna manera pretendíamos expresar la misma cosa y no de forma muy diferente. Como ve, a veces gentes que no se conocen, tienen un mismo pensamiento, una misma percepción.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola amigo Juan
    El poeta asomado al abismo asumiendo que es más común ese abismo de lo que al parecer, parece.
    Pero expresado en forma de hermosa poesía.

    Me causan la vida y el mundo ¡que me invita a veces a apearme! desazón, y pienso que habrá "cientos algún millón".
    Donde diferimos es en el sendero o los atajos, y no deja de ser "imaginativo". También pienso que es lástima, que tantos sufran en la actualidad en catasfrofes cuando tan claramente divisamos las estrellas.
    Abstraidamente uno no se puede sustraer del destino común.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. La Física Cuántica y la Poesía tienen ese común, son desde lugares inexplicables, se escapan al ojo, a la mirada inmediata, y cuando uno quiere explicarlass, se agolpan silencios cómplices de esa aparente nada. Podría pensarse que son un subterfugio, una coartada, si no supiéramos que son la vida misma siendo.

    Como siempre en tu Templo de Palabras y Silencios voy descalza como penitente en Tierra Sagrada.

    Mi respeto de cada momento, Poeta de nombre Bíblico.

    Virginia.

    ResponderEliminar