Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

viernes, 8 de noviembre de 2013

Del habla

.
Cuando el mundo empezó a dolerme
descubrí que la única respuesta era ser libre.
Me volví tan señaladamente impropio y distante
que mi mera existencia empezó a ser una acto
de transgresión para algunos
y hasta de subversión para otros.

Resultó
que todos
me miraban
como de desgobierno
cuando yo sólo hablaba de libertad.

Ahora, ellos elogian a los gritos
la transitada
¡ libertad !
Mientras regreso
de un fatídico exilio del verbo
desmenuzado
feroz.
J.D.

5 comentarios:

  1. Debemos seguir siendo nosotros mismos, no importa cómo nos etiqueten. Un poema valiente, me gusta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan esos giros bruscos y apasionados, un abrazo poeta!

    ResponderEliminar
  3. Ir contracorriente es nuestro sino y bien lo dejas expresado en tu poema, amigo Juan. Un abrazo...Maramín

    ResponderEliminar
  4. Quanta realidade neste magnífico poema, Juan!
    E quanta força nas palavras!
    Adorei vir ler-te.
    Um grande abraço e uma flor

    ResponderEliminar