Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

martes, 4 de marzo de 2014

El placer de la galería M D´Orsay



Una mañana de golondrinas y promesas
ya perdida en el tiempo, 
 en tan poco recorrido
aparecieron los chuscazos tras una vitrina,
noctámbulos,
picajosos y saltimbancos.
Nos preguntamos si liberarlos,
pero el caridoliente vigilant, eructó.
Entonces les abrimos las rejas que daban a los Champs Élisées
y nos escapamos corriendo hacia
Montparnasse
pasando por Saint Michel.
En el elegante café Deux Magots atropellamos una mesa,
y un chihuahua enmoñado de rojo,  chuzaba enojado
nuestras pantorrillas agotadas.
Nos perseguían cientos de tipos de mala digestión
y en un tris se sumaron más y más
a grito pelado.
Nos escondimos al abrigo de un agüjerito
en la Plaza de la Bastilla
y tronchados de risa
vimos pasar a miles de culos perdidos
gritando: “¡Vive la Liberté!”.

Juan Disante . Buenos Aires - Otoño 14

domingo, 2 de marzo de 2014

Respuestas


De las preguntas sin respuestas      
llegarán oleadas
de buenas a primera
mañana
tras mañana                                           
tras el toque final
tropelías
sin algún otro motivo
y querrás saber
de súbito
la totalidad sin mengua
el dislate de lo yermo.
Pero la monserga del rollo
te pedirá 
que desovilles
a un pretérito imperfecto
mustio y congelado
sordo y estrecho
origen mudo de todas las réplicas. 

   Plástica: Berni. "La mujer del sueter"
Poema: Juan Disante