Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

jueves, 27 de octubre de 2016

Tardío soplidito


Resultado de imagen para viento

El rebelde romántico que me asoma
me ha dado en el reencuentro
me ha empujado a ese soplidito del cruce  
puniblemente supuesto
enflautado.
Y allí fuimos con gestos entre los dedos
con previas prosas escritas
revisitadas
memorizadas.
Pero la luz no bastó
dimos de cara al extrañamiento
de una liberación de cadenas
confinadas a un retiro seco
que sigue esperando.
Y ha dejado todo así
sin razón
he muerto de remotas luces
ha muerto de remotas luces
Sin razón
Y hemos muerto de pensamiento y materia
sin razón.
Mi almohada la recuerda
en un demasiado tarde
tal como un muro de cenizas
que nos obliga a aceptar este no entiendo
este inexplicable volar por la vaga brisa
de las cartas mal escritas
de ortografía sesgada
fallidas de ventolera azul
norteña.  
Juan Disante

No hay comentarios:

Publicar un comentario