El Otro

Lacan dice que la constitución del cuerpo depende del Otro. Es a partir de la relación con el Otro primordial que se constituye el cuerpo del niño. El otro, al mismo tiempo que lo confronta con su imagen, le dice por ejemplo: "Tenés los ojos de tu padre".
Esos significantes pronunciados por los padres se ligan a su imagen y se incorporan a la identidad que el niño asume.
La identificación simbólica impide que el niño quede atrapado en el mundo imaginario.

Seguidores

¿Literatura autista-verbosa?


Jacques Lacan sorprende cuando indica que no es el mutismo lo que le parece lo más sorprendente entre los autistas, sino la verborrea. Ni siquiera se trata de una observación clínica, cuya pertinencia no se dudaría, sino de la orientación esencial para abordar la especificidad de un tipo clínico original. ¿Qué es la verborrea? Sino un uso de la lengua de donde la enunciación se ausentó. Ahora bien, la enunciación inscribe el goce vocal en el campo del lenguaje. La voz como objeto pulsional no es la sonoridad de la palabra [voz], sino la manifestación en el decir del ser del sujeto.Es una constante mayor del funcionamiento autístico el protegerse de toda emergencia angustiosa del objeto voz. De la suya propia, por la verborrea o el mutismo, de la del Otro, por el evitamiento de la interlocución. El autista es un sujeto que se caracteriza por no haber incorporado el objeto vocal que soporta la identificación primordial, resulta de eso una carencia de Sí, en su función representativa del sujeto. Cuando el goce del viviente no se cifra en el significante, la manifestación clínica más manifiesta, subrayada por todos los autistas de alto nivel, reside en una escisión dolorosa entre los afectos y el intelecto. Las otras características del cuadro clínico son algunas de las consecuencias.
La representación más difundida autista es efectivamente la de un ser mudo, de modo que Lacan sorprende, con ocasión de una de sus raras indicaciones concernientes a estos sujetos, calificándolos de "verbosos": "Qué le cueste entender [escuchar], dar su alcance a lo que dicen, no impide que sean personajes más bien verbosos”

psicologia

Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

sábado, 22 de septiembre de 2018

Siempre vuelvo

Siempre vuelvo
a la duda irreprochable
de mis horas
a las pieles más sedientas
de mi anhelo
al domingo trastornado
de mis cosas
al gorrión más encumbrado
de mis lunes.
Siempre vuelvo
por la cuesta ascendiente
de mis peros
por la curva enredada
de mis tinos
por la senda humedecida
de mis síes.
Siempre vuelvo...
y cuando llego
es mi miedo
quien deshace las valijas
y el destino quien rearma
las alforjas.
Del nuevo trayecto
no se enteran
ni mis huesos.
               Siempre vuelvo.

Juan Disante -  2-7-2014

martes, 11 de septiembre de 2018

Portones




En el futuro tapiado ante mi
veo
montículos de selladas turbas
vetas tal vez duelistas
que nos atraviesan.
Embarazos sin éter
trapisondas áureas
atolladeros estancos
que vejan
que nos afrentan.
Y veo portones...
portonazos de Buenos Aires
de legendarios anales
de luchas ciudadanas.
Portones
que a la menor interpelación
de brazos enteros
mediacionamparosocorrojusta
a la suma concentración proletaria
sus cerraduras se derriten
sus vallas escapan
se abren de par en par
estallan.
Juan Disante - Cabildo - Junio/2017

sábado, 1 de septiembre de 2018

Dimensiones



Tal vez nunca me entere
que este poema escrito en el espacio bidimensional de Newton
(una coordenada espacial y otra temporal), 
no sea sino una ilusión
que quiere expresar un universo multidimensional einsteiniano.
Sí sé
que el extraño mundo de la relatividad
en la que me sostengo
y no conozco 
es la que domina.

En el núcleo del drama de no entender nuestra poética
late la resistencia del sentido común. 
Las contradicciones no afloran en un punto de vista exclusivo
sino sólo con la aparición del Otro.
Puedo leer dos distintos poemas escritos seguidos 
en posición frontal,
pero otro poeta,
relativista o no,
estará escuchándolos desde lo lateral con una perspectiva dispar,
divergente.

¿Paradojas entre lo astronómico y lo cuántico?
Si.

Carecemos de la inmediatez de analizar en cuatro dimensiones,
pero el poema saldrá al mundo en varias anchuras dimensionales,
requisito que lo sitúa fuera del ámbito de nuestra experiencia,
pero no de nuestros instintos y musicalidades.
Aunque las discrepancias no amenazan la estructura lógica,
muestran lecturas subjetivas de un trasfondo objetivo,
elocuente,
inacabado
de la creación cósmica.


Juan Disante - Buenos Aires - Noche de septiembre/1º


sábado, 28 de julio de 2018

tic-tac



Resultado de imagen para arena entre los dedos

desaprovechado
vano 
es cada minuto que pasa
sin tu contacto
tic tac
sin premisa
tic
sin creciente luna
arena que marca
tac
grano
a grano
tic
contra...
acto
tac 




miércoles, 4 de julio de 2018

Las músicas


Páginas errantes
traídas por la desacorde mufa
partituras ciegas
que mi piano no interpreta.


Pentagrama
ululación
que no dice nada de cierta substancia
destono inexistente en su destino
grita
vocerío.


Y en el cimiento
la voz desbrujada
de un retirado chelo que promete
un solo acorde
al final del vacío

viral.


Juan Di

miércoles, 9 de mayo de 2018

Desasosiego




Hay quebranto y culpas en las calles desoladas
cuerpos caídos de contramano 
en cada curva del orden vehicular
un cambio cortés fumigando luciérnagas
entre las risas de los niños que abandonan las plazas
ancianos reponiendo adioses al venidero territorio
y en el deambular del cartonero las mujeres se descalzan
los hombres afinan el decir y piden indulgencia
como un silencio dominando la gravedad gasógena
rápido como un electro rayo atraviesa un fantasma olvidado
los frutos malheridos por el mentir cabalgan sobre el despueble
vuelve el cruce del indigerible ceremonial del dividendo
el bajo fondo amonedado en imaginarios juramentos
la turbiedad de encuentros auto nombrados patria
el descampe reinando en las mañanas desesperantes
con el Fondo sucumbiendo en la esperanza y lo constituído
entonces se intuye el hundimiento hacia el vacío
mientras que raíces y adoquines sostienen la sangría del grito.

Juan Disante

sábado, 28 de abril de 2018

Osadía


el tibetano dijo
que iba 
en camino hacia
un aislamiento atrevido
de la ñoñera locuaz
iba
hacia un significante poético
que guardara lo despuntado
aquello expelido
              "sólo
              para empezar" 
Juan Di 


domingo, 8 de abril de 2018

Serio


" Siempre hay cosas que no encajan. Es algo evidente, si no partimos de la idea que inspira a toda la psicología clásica, académica, a saber, que los seres vivos son seres adaptados, como suele decirse, ya que viven, y que por ende todo debe encajar bien. Si piensan así no son psicoanalistas.
Ser psicoanalista es, sencillamente, abrir los ojos ante la evidencia de que nada es más disparatado que la realidad humana. Si creen tener un yo bien adaptado, razonable, que sabe navegar, reconocer lo que debe y lo que no debe hacer, tener en cuenta las realidades, sólo queda apartarlos de aquí. El psicoanálisis, coincidiendo al respecto con la experiencia común, muestra que no hay nada más necio que un destino humano, o sea, que siempre somos embaucados. Aún cuando tenemos éxito en algo que hacemos, precisamente no es eso lo que queríamos. No hay nada más desencantado que quien supuestamente alcanza su ensueño dorado, basta hablar tres minutos con él, francamente, como quizá sólo lo permite el artificio del diván psicoanalítico, para saber que, a fin de cuentas, el sueño es precisamente la bagatela que le importa un bledo, y que además esta muy molesto por un montón de cosas. El análisis es darse cuenta de esto, y tenerlo en cuenta.
Si por una suerte extraña atravesamos la vida encontrándonos solamente con gente desdichada, no es accidental, no es porque pudiese ser de otro modo. Uno piensa que la gente feliz debe estar en algún lado. Pues bien, si no se quitan eso de la cabeza, es que no han entendido nada del psicoanálisis. Esto es lo que yo llamo tomar las cosas en serio. Cuando les dije que era preciso tomarse las cosas en serio, era precisamente para que se tomaran en serio el hecho de que nunca las toman en serio.”
*Jacques Lacan

La lluvia llegó tenaz
porfiada
perenne
anegando lo consciente
de mí
como hombre débil
disipó mi certidumbre
amortajando en líquido cristal
el total envolvente
y no puedo acallar mi gimoteo
( hay otros que ríen )
Juan Disante


martes, 23 de enero de 2018

Ausencias



Aquí
los requirentes pobre diablos
miran
en la noche que cayó
el resplandor cegante
de estrellas
que ya no existen más
                    creen en ellas.

Allí
la jerga del ciervo cómplice
en su tardío provincianismo
“la bolsa o la vida”
ríe y apremia
rastrea y no halla
                   hiato de un club de suicidas
                   avizorando lo que no está.

Allá
las catacumbas
de los primeros cristianos
la acumulación de esqueletos
desaparecidos
perturbando al imperio esclavista
obtuso
                    traumatismo redoblado.

Acá
límite de toda historia
entre la desmemoria
y la imposibilidad
de percibir inexistencias
concordancia del sujeto con el verbo
“lo más temido es lo más deseado”
                    y el estilete deseando penetrar
                    en nuestra noche y niebla.
Juan Disante - 21/1/18

lunes, 1 de enero de 2018

LA CASA AZUL (V)


en el camino de la seda está
la clave
de la supresión biológica
en la Casa azul
más antigua de lo que creímos
                   extinciones repentinas y violentas
                   de costumbres y ambiciones
                   de los habitantes
de los caminos que marcan
una selección natural
primitiva lentitud
proba templanza
de registros fósiles y montañas
                   y otra selección natural
                   en precipicios apurados
                   rumbo a desapariciones periódicas
la Casa en lo profundo
afronta movimientos convectivos
de placas tectónicas
mientras una amplia red de cables submarinos
furtivos
constituye otro sistema
nervioso inteligente desesperante
(éranse por siempre sendas)
                  la economía política es terrino céntrica
                  lucha ciega
                  ¿la avaricia corta a cuchillo el ecosistema?
aunque la Casa sea helio céntrica
buscando su destino en la constelación
de Hércules
ese oxígeno que envuelve y perdona
la sustentable síntesis del todo
                  el insostenible aumento de sus pobladores
                  las concentraciones dejan a oscuras las moradas
la sencillez de la casa mondo lironda
                  el engolamiento del otro desarrollo
y una tardía colisión de caminos
hacia el fósil  

Juan Disante   1-1-18