Datos personales

Mi foto
En elaboración, hasta que pueda desocuparme y termine de medir el caudal de significantes que corre por las cañerías. Contacto: juansoloideas@gmail.com

Octavio Paz

"El poema es un espacio cargado de inminencia, una parvada de signos que buscan su significado. Y la nueva poesía será de la otredad, una poesía en la que se juega una percepción simultánea de que somos otros sin dejar de ser lo que somos y que, sin cesar de estar donde estamos, nuestro verdadero ser está en otra parte".

El Otro

Lacan dice que la constitución del cuerpo depende del Otro. Es a partir de la relación con el Otro primordial que se constituye el cuerpo del niño. El otro, al mismo tiempo que lo confronta con su imagen, le dice por ejemplo: "Tenés los ojos de tu padre".
Esos significantes pronunciados por los padres se ligan a su imagen y se incorporan a la identidad que el niño asume.
La identificación simbólica impide que el niño quede atrapado en el mundo imaginario.

Seguidores

¿Literatura autista-verbosa?


Jacques Lacan sorprende cuando indica que no es el mutismo lo que le parece lo más sorprendente entre los autistas, sino la verborrea. Ni siquiera se trata de una observación clínica, cuya pertinencia no se dudaría, sino de la orientación esencial para abordar la especificidad de un tipo clínico original. ¿Qué es la verborrea? Sino un uso de la lengua de donde la enunciación se ausentó. Ahora bien, la enunciación inscribe el goce vocal en el campo del lenguaje. La voz como objeto pulsional no es la sonoridad de la palabra [voz], sino la manifestación en el decir del ser del sujeto.Es una constante mayor del funcionamiento autístico el protegerse de toda emergencia angustiosa del objeto voz. De la suya propia, por la verborrea o el mutismo, de la del Otro, por el evitamiento de la interlocución. El autista es un sujeto que se caracteriza por no haber incorporado el objeto vocal que soporta la identificación primordial, resulta de eso una carencia de Sí, en su función representativa del sujeto. Cuando el goce del viviente no se cifra en el significante, la manifestación clínica más manifiesta, subrayada por todos los autistas de alto nivel, reside en una escisión dolorosa entre los afectos y el intelecto. Las otras características del cuadro clínico son algunas de las consecuencias.
La representación más difundida autista es efectivamente la de un ser mudo, de modo que Lacan sorprende, con ocasión de una de sus raras indicaciones concernientes a estos sujetos, calificándolos de "verbosos": "Qué le cueste entender [escuchar], dar su alcance a lo que dicen, no impide que sean personajes más bien verbosos”

psicologia

Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

sábado, 31 de diciembre de 2022

El límite imperfecto de la palabra ya no alcanza.

 

Había visto en este diciembre ido
dos afluentes sin apuros
anclando horizontes separados
con certezas discontinuas
separados por retóricas verbales
unidos por pulsión de muerte.

Habré ojeado sólo en diciembre 
a unos muy sueltos de cuerpo
bien peinados
tinieblas ciegas
híbrida prosa 
capaces de excederse de sí mismo.
ululando desorientes.

Percibía otros con dos palomas
y tres nubes en sus frentes
con saberes que recuperan la memoria
tercos insistentes de lo veraz
milicianos del verso rústico
no habrá pontón pero sí razón. 
voy afirmando en mente.

Sí, pude distinguir en soledad
mundillos inversos
amaneceres discontinuos
pretéritos imperfectos 
siestas interrumpidas
recogimiento y retiro
precedentes. 

Hasta más ver
Quisiera notar en algún diciembre
participios nominadores 
el rehacerse después del desgarro
dar vuelta el verbo
turba y conciencia del "vería"
de la profesante fuente.

Que en algún diciembre manso
el lenguaje no nos abandone.
que no valga la pena el apagón final
      ... como faltoso repitente.

Juan Disante  -  Navidad/22


Juan Disante  -   Buenos Aires  -  24/12/22
  

domingo, 25 de diciembre de 2022

Esperanza en Navidad

Cuánto más esperar
la esperanza sin la espera,
cuánto traficar el tiempo
cada gris quincena
medianoche de longueras
intermedio de la era,
cuánto más de verte
sin permisos
sin despose
sin augurios ni vislumbres
con falta horario... 
                 en las fechas.
¿...?

juandisante@gmail.com 

domingo, 27 de noviembre de 2022

IR y VENIR

Fuiste porque estabas seguro. Volviste porque estás en la duda.

Fuiste para acelerar el Todo. Volviste porque el trigo no apremia su crecimiento.

Fuiste por estar a muchos pasos del jubileo. Volviste buscando la masa crítica.

Fuiste dispuesto a fragmentar. Volviste a equivaler.

Fuiste conjeturando. Volviste verificando.

Fuiste a testimoniar. Volviste oteando una ley emancipadora.

Fuiste con el significado. Volviste por el significante.


El dar todo por hecho es siempre el error del apuro.

Peregrinar y volver atascan la medida armónica... 

necesitan del Otro.

Juan Disante  -  Argentina 2022

lunes, 7 de noviembre de 2022

Patinando

 

Crecientemente, la población latinoamericana se desplaza en patines de dos ruedas.
Y los que miran, aparte de mirar, quieren intentar.
Visto desde abajo, los patinadores acometen un símbolo. Todo es forma.
Es así que los que miran, se empeñan por entender, pero no entienden.
Entonces los patinadores siguen patinando, hacen piruetas. Se ríen a carcajadas.
Por aquí, por allá, unos vientos los vienen, otros los van.
Los que no patinan quieren establecer normas.
Los unos acometen, los otros completen.
Los patines carecen de luces de giro, entonces esto aflora preocupación. Aflora.
Lo otro desaflora.
Esa pequeñísima gente, antes de comprar un chile o un celular, prefiere ahorrar y apropiarse de patines.
Qué raro que le suena a algunos. Y resuena: “No tiene ninguna utilidad”.
Sólo permite desplazarse alrededor de las verdulerías y de los gerundios con cierta vivacidad.
El pasavolante dice: “Yo estoy por el cambio”. Y produce vaivenes con su figura.
Se inclina hacia un lado… luego hacia el otro, como en un vals. Yendo.
Y el grandísimo que mira no se pronuncia, dice hablar por las narices. Viniendo.
Y quiere aprender a empujar el pie derecho contra el piso. Pero le preocupa el choque.
“Las colisiones son fatales”.
De alguna manera, los patinadores desandan veredas y quieren ocupar las andaduras.
Y es sabido que con poco esfuerzo, hacen un mundo.
Conforme al uso, se comprometen con lo incierto, las traducciones y el compromiso.
"Se ci guardiamo, ci vediamo". (Si nos miramos, nos vemos).
La velocidad enloquece. Por ello el patinador circula cadencioso, desempedrando las calles.
A mediana prisa.
Y los automovilistas que pasan como una bala en dirección a sus oficinas, frenan de golpe, estiran su cuello y observan al patinador que no utiliza naftas especiales, ni tiene frenos.
Fundadores al paso, sólo desenfrenos.
Y ven con preocupación que cada día son más.
Los que patinan son amantes de los errores, los ceros y de algo opíparo.
Los que miran se hacen cruces.
Mientras, un matrimonio con sus dos hijos, compran pochoclo y entran todos a un cine
en patines de dos ruedas.
Juan Disante  -  Latinoamérica

jueves, 13 de octubre de 2022

Mercado frente al mar.

 

Senso

.
No soy un número en las estanterías

Por las mañanas al levantarme
el mar sacude mis orillas,
las cataratas me contienen,
el viento que rodea mis piernas
se lleva los pantalones.
La lluvia altera todo goce
cuando desde el balcón miro el cielo
buscando gaviotas
desnudo

Si en todo esto alguien supone sexo,
no está mal,
supone sexo.
En las ramblas de los márgenes
retumba la gran ciudad,
dentro de ella los mercados
desatan sus gritos
sus pasiones.
Los feriantes descargan hortalizas de sus carros,
en sus mandados las señoras
inclinan la cabeza sobre las nabizas,
un joven mira como una joven
aspira el aroma de las frutillas,
las muchachas cohibidas tocan con su meñique
los pimientos rojos.

"Deme medio kilo, pero que sean lindos".

Todo sonríen de felicidad.
La voz de un tenor le canta a Nápoles.
¿Acaso el mar no entrega su sal al piropo perdidizo
del alcachofero?
¿Y el viento no levanta las faldas de las niñas
que compran perejil?
¿No será que la lengua de las cataratas lame el ombligo de las toronjas
y la lluvia eterniza los humedales del género?
Una pareja de perdigueros juguetea al tocamiento.

El erizo alardea de arrullos.

El aroma de la albahaca se mezcla con los del pecorino.
Y el puestero de pescados,
que acaba de abrir una corvina para la parrilla,
sopla un beso al aire que termina cayendo
en una cadera bendecida y ostentosa.
Las aguas salobres y yodadas
mojan los pies de los changadores que cargan cajones
repletos de zanahorias betacaroténicas y remolachas azoradas de osadía
para la piel bronceada de las casaderas.

No soy un número.

No encuentro respuesta a los glotones apetitos
de la ciudad,
sólo reconozco en los íntimos mercados
el dejarse rodear por la libidez de un mar retozón
en olas que acosan la costanera del senso.
Bienoliente mar
que no cabe de travieso
en donde la expansividad del pepino,
la carnalidad del brócoli,
o la coquetería de las achuras
son sólo una excusa para el cariño
de las mañanas juguetonas
del tira y afloja.

Juan Disante - Villa Gesell

domingo, 28 de agosto de 2022

De días

Estrófame

cuatro veces al día

paso a paso

sin apuro

y daré oídos

a aquel patriarcal

bagaje defensivo

ay... ay...

ay máscara

de mis tentaciones.
Di Juan


miércoles, 10 de agosto de 2022

Barrio sur

 

Si vas a medir al barrio pobre por su molde
si vas a oír su reniego en corpudo tono
si vas a apreciar su cuerpo y su angostura
si vas a tropezar su vereda con su modo
si vas a transitar su manera gris y soleada
si vas a trazar su paciencia y su cintura
si vas a recordar el franco sentir de su mirada

probarás reserva de buena madera y temple
suburbana etiqueta de mandato y recuerdos 
tu favor renacerá en cimientos de casas bajas
el gran concreto no crece en solar de poco atuendo.

Jota Di  -  invierno  -  Buenos Aires

jueves, 21 de julio de 2022

Sí o No

 

Millones crecen
esperando a Concordia
sin estridencias
sin amalgamas encrespadas
sin espurio dominio
sin registros en los diarios
sin falsas esperanzas suman
con un sí con un sí.

El alombrizado Rencor señorea
con astucia devasta
con perrería aplaza
con delación urde la resta
con furioso odio aniquila
con un no con un no
muy pocos decrecen
...esperando a Discordia.

J

miércoles, 20 de julio de 2022

Estoy diciendo


a no entender ya más
el por qué de ciertas cosas.
Y creo estar diciendo
que mi corbata sigue en el placard,
mis pasos en el mismo rumbo,
muestro sólo lo que siento
la palabra lealtad me suena a cascabeles
en las mañanas brumosas
y en los desligados sueños.
Me he decidido
a no entender ya más
el lado oculto de los compromisos
mi gesto será por siempre mi gesto
aunque cambien mis zapatos
y me guste tanto la albahaca.
Creo que sigo diciendo
que no es un juego la vida
cuando en un pliegue se dobla
el sentir de cierto verbo.
Me he decidido
a no entender ya más
los enredos del cariño
cuando visto las mismas camisas
voy al mismo peluquero
y uso los mismos cueros.
Creo que estoy diciendo
mi malquerer por las celadas,
los conventos
y el bostezo.
Me he decidido
a no entender ya más
la razón de algún desdén
soy demasiado creyente
de la llaneza del requiebro.
Creo que estoy diciendo
que compartí con mi alma
las palomas a este ruedo
y no hay forma de entender
esto poco que hoy no entiendo.

Jota De 2001

lunes, 18 de julio de 2022

Hepáticamente

 


El hígado de la poesía
en su atonía resbalosa 
enfrenta un campo
retentivo
memorista
recogido
a caballo de un hechizo
que traslada el picor
a la víscera del nutricio.

Di Juan de Buenos Aires

viernes, 17 de junio de 2022

Es otra cosa

 

Un poema consta de palabras, sin embargo, un poema responde a leyes sintácticas. Esto es,    se necesita una garantía: la presencia de la sintaxis.

¿Qué es lo que hace entonces que la prosa sea poesía? Seguro que es la Música. Pero,         hay otra cosa.

Valéry decía que el poeta orquesta los recursos musicales del lenguaje.

Mallarmé decía “La música se une al verso para formar, desde Wagner, la Poesía”.

Hoy los argentinos podemos decir: “La música de Luis Alberto Spinetta se une al verso para formar la Poesía”.

Desde siempre, todas las artes aspiraban a la música.

Pero… pero, nos encontramos con que hay muy bellos versos que no tienen más música que la de la prosodia.

Entonces, desde Schopenhauer hay que agregar que todo arte es arte-filosófico-musical.

¿Es la poesía la suma de arte, filosofía y música? Símbolos, reflexión, sonidos. Intercalados… rodeados de íntimos silencios.

Mientras, noto en que a la prosa le falta música, y a la música le falta la idea. 

La poesía nos vuelve a nosotros mismos, nos centra y compromete, en vez de dispersarnos como la prosa. ¿Es el goce o la experiencia gozosa?

El poeta no recurre a este conjunto de arte e ideas en su condición de poeta, sino en su actitud de ser humano, palabreando el universo.

Es así que lo más valorable de la poesía no está en su caudal lírico impresionista, sino en su capacidad de conductibilidad y transmisión.

Rilke decía: “Cuando escribo, no miro la punta de la pluma; sigo el capricho, en el aire, de la otra punta de la lapicera”.

Hegel: “La función del filósofo es la de explicar lo conocido. El poeta es el que se conforma     con la perpetua novedad del mundo”.  Y en este sentido filosofía, poesía y música cumplen    una función liberadora:  la de enseñarnos a sospechar que este mundo no se limita a ser            lo que es. 

ES OTRA COSA.       

miércoles, 18 de mayo de 2022

Es un todo y Pachamama apura.

El carbono fue mi primer camino
Cuarenta millones de años
La escultura perfecta
La vida continuó
Tu misma familia
El agua y el aire en sus espacios
Y el cariño y la ayuda inseparables
Pedí prestado a tu especie
Disfruté el regocijo
Alimenté el todo
Pero acepto
Soy frágil, inestable
Cambiante
Tratable. 

¡ Ay !!...
Todo dio su salto
La fertilidad se cruzó con mi sentimiento
Crecí encharcada
Me abrazo yo misma
Cayendo al abismo recién veo la inmensidad
Abonos me cubren
Plásticos
Desechos
Desmesuras
Toneladas de sustentos en discordia
Mi sangre petrolera en la cultura
El ahogo del bióxido de carbono
Fluye el automóvil y se acelera
Los faros me enceguecen
La prisa me tropieza. 

Hay un virus en mi cuerpo
Metanovacasavionessoja
Me desaforestan
Polucionan 
Ya no sé contener inundaciones
Mis lágrimas
Mis sequías de ojos
Terremotos sacuden mis picores
Incendios en mi calentamiento
No puedo separar lo dulce de lo salado
Abandono este elemento y su ozono
No reconozco tus fronteras
Me queda poco tiempo
Soy tercer planeta y el padre Sol me pregunta
Ya no sé si seré la misma
Tomaré lo mio si tomas lo tuyo
Tomarás lo tuyo si tomas lo mío.  
Juan Disante  -  Buenos Aires

Estamos viviendo un periodo crucial. Todo se acelera. Los científicos nos dicen que sólo tenemos 10 años para cambiar nuestros modos de vida, evitar agotar los recursos naturales e impedir una evolución catastrófica del clima de la Tierra. Cada uno de nosotros debe participar en el esfuerzo colectivo. Me gustaría que este film pueda ser difundido. Compártelo. 

Aparta sólo 1 1/2 hora de tu rutina, conecta fuerte el audio de la PC y pone todo de tí.  Disponete a apreciar este precioso video en YouTube. Es muy importante que lo veas hasta el final. .  Seguramente tu conciencia global crecerá,    Clikea aca :  

lunes, 16 de mayo de 2022

Supongamos

 

Supongamos que usted una mañana se despierte,

se siente en el borde de la cama,
se mire el cuerpo,
se estire como un gato
y apretándose el riñón con su índice
diga bueeéh...!
Supongamos que una mañana usted se despierte...
poeta.
Supongamos.
Que deposite una gota de esternón
sublingual,
confine el regreso de un deseo
y frente al ingreso ventanal del sol
se hamaque.
Que levante las cuatro sotas que dejó tiradas anoche,
le recorte los tacones
y al periódico del día lo salpique
con matecocido y porfía.
Que le den ganas de dibujar bocas y zapatillas,
dejar escapar todos los adjetivos por las mirillas,
perseguir en paños menores a la metáfora menor
por toda la casa.
Supongamos que de repente se le aparezca la letra jota
¡minúscula!
y aquella vieja historia de la música
secrete.
Que los sedimentos sedimenten,
los nutrientes refrigeren,
los amores platonicen,
los perdedores ironicen.
Digamos... que a usted no le interese más otra cosa
que la semilla,
el desentono,
quebrar el semen.
Querrá fatigar el suburbio
si devino poesía,
resoplar su potrillo,
destemplar.
Vamos a suponer que sale a la calle en puntas de pié,
que salude cortesmente a una señora con sombrero.
"Buon giorno"
y en vez de una flor le obsequie un soliloquio.
Por un momento, supongamos
que al doblar la esquina del buzón
vienen a su encuentro Alejandra Pizarnik del brazo de
Julio Cortázar,
lo besen como a un viejo cómplice
y se vayan los tres abrazados hasta la última mesa
de un bodegón malhablado
a describir, muertos de risa,
el rechinar de los pecados
que pasan
en fila india... uno a uno...
sin desmudarse.
Piénselo.
Una mañana desatinada usted debería suponer.

Juan Disante

sábado, 30 de abril de 2022

En el café con Domingo Basile

    


Nos habíamos encontrado en el viejo café de nuestra juventud, en la misma mesa en que nos juntábamos a la salida del secundario....
...  tristes.
Habíamos compartidos reclamos y escrupulosas luchas....
.... ya dispersas.
Mirábamos por la misma ventana el pasar desabrigado de la ciudad. Sus incorregibles mitos. Sus infringidas promesas. Su pachorrienta...
.... memoria.
Muchos laberintos habíamos sorteado desde nuestro pasado. Nuestra aldea se había globalizado sin consultarnos....
.... ya nada era igual.
Pero no todo. Solo los niños pequeños seguían dejando estampitas en cada mesa....
.... el desparejado destino fue imborrable.
Una lágrima asomaba por los ojos de mi amigo. Gran donación y flaqueo emborronaba su frente....
...  su ajada fortaleza.
Balbuceó una gran generosidad que yacía dentro de su sellado secreto. Me fue inútil tratar de averiguar su decisión.... 
...  su ausencia.
Nada. salvo alguna razón absoluta podría haberlo impulsado a aceptar algún final....
... y estábamos siendo almas gemelas.
Comprendí. Debía intentar algo. Me atreví a decirle que en Latinoamérica las cosas estarían cambiando, pero recibí una sonrisa generosa, indulgente.... 
...  callada de él.
Allí percibí que cualquier tipo de cambios, para un lado o para el otro, sin distinciones, era imperativo para mi gran amigo de pupitre ....
...  terminó por contagiarme.
 
....... ¡¡ adagio !!

Mucho tiempo después, volví solo al viejo irredento café. Nunca supe más nada de él....
... no sé qué será de mi.

Juan Disante 

domingo, 14 de noviembre de 2021

Sueño trigo

Quisiera amanecer al mediodía
con un bollo de miga
en mi puño.

Como al comienzo 
ella es yo
cálida      
vivenciando el futuro de los justos.

sábado, 13 de noviembre de 2021

Harinero soy

Estoy acá parado en sombras
vengo de mi viejo proletario
y mi vieja ilusionista
 abuelas tejedoras
abuelos anarquistas.

No me empujen ni me saquen
espero sin apuro saltar mi estanco
para sembrar con vos
ese trigo del hombre nuevo.

Corazón y pan del mediodía
pariéndose en sangre y dolor 
otro mundo 
otra piel
otra entraña
otro sol.
Di Juan Buenos Aires 


domingo, 7 de noviembre de 2021

El Hombre y el Espejo

¿ Qué irá pensando ese hombre caminando solo por la vereda perdida ?

Que su salario no alcanza para su sustento
que es tan gregario en su propia soledad
que le da por ser interior cada viernes por medio
que por qué los quereres heridos.

¿Qué maleado pensamiento lo sojuzga?

Debo concederle su polifonía
cuando admira las grandes columnas
el gigante montaje de la razón y del orden
los ascensores de cuarenta pisos
las tortas cubiertas de crema en las vidrieras
debo concederle que quizá admire el progreso
con las manos en sus bolsillos desocupados
que siga enemistado con sus propios zapatos
que siga esperando...
que siga esperando vaya a saber qué.

Pero no puedo concederle
que yendo a ninguna parte
el hombre desierto en su pensamiento 
se sienta transitorio
no pueda avizorarse en la oscura noche
no se salga más allá de él.

Tal vez haya un dominante espejo que lo refleja
... pero no lo deja ver.

Autor: Juan Disante - Buenos Aires

lunes, 1 de noviembre de 2021

Una Plaza

La Plaza sin hamacas ni bombardeos

con voces retadoras que vuelven
con cada grito de purrete bullanguero
con la protección materna de lo venturoso.

La Plaza de las banderas de humildes
que vuelve emperrada en justicia
que vuelve mil veces convertida en bombos
que vuelve en aluviones descamisados
que vuelve avanzada de destinos
que vuelve igualadora de verdores
que vuelve en fuente sagrada de lavapiés.

La Plaza testaruda por más soberanías 
donde Memoria, Verdad y Justicia 
es cosa del Nunca Más de cada jueves
donde descamisarse el alma empieza con P
y prosigue con todo el abecedario
donde terminar con el solitario odio viene de cuna
donde alentar un futuro digno es pedir: 
2... 3... muchos 17.

Autor: Juan Disante
            Buenos Aires

miércoles, 13 de octubre de 2021

Apuro


Si en mis andares apurado voy
descuidaré el asunto vientos
la materia que deviene encadenada
la continuidad creciente de lo advertido
el paisaje torvo del malmandado
la tenaz súplica del sufriente
el desplante de la desmesura.
Así
no podré evitar el precipicio.

Cada acto sucede en otro acto
cada decisión en su contrario
cada noche transfigura en luz
cada paso a paso me mostrará la tentativa
cada contingencia fluirá en la paz
cada patrio tiempo dominará el derrumbe.
Así estaré.
Di Juan en Argentina
Primavera tardía/ 2021

domingo, 22 de agosto de 2021

Cuando tu piel...

 


Cuando tu piel huya díscola ante mi rúbrica
cerraré los ojos y me dejaré vencer
y la ciudad se me hará mezquina
y buscaré el último bodegón del bajo
y alcoholizaré mi estirpe trashumante
y grabaré un largo pergamino de letras vivas
en tu dermis obstinadamente virgen...
y yerma.

        Di Juan de Buenos Aires 


domingo, 15 de agosto de 2021

¡¡ AY... AY... HAITÍ !!

El cementerio de Puerto Príncipe

ya no alcanza y los muertos escapan
por los pliegues del olvido
y quieren volver… no sabemos…
quieren volver.

El cementerio de Puerto Príncipe
es un lugar silencioso
donde apenas hay visitantes
y el mundo de los difuntos
ya es estrecho.

El cementerio de Puerto Príncipe
tiene callejuelas apretadas
donde se tropieza a cada paso
codo a codo
con los dolores de siempre.

El cementerio de Puerto Príncipe
es el único cementerio… no hay otro
y las mujeres dejan en las tumbas
botellas de cerveza
que gustan a sus finados.

En el cementerio de Puerto Príncipe
nadie limpia los sepulcros
nadie cambia sus flores
nadie llora sus desgracias
nadie huele la brisa de muerte.

En el cementerio de Puerto Príncipe
los gallos ya no cacarean
los gatos escapan de sus rincones
los gusanos se sorprenden
los colibríes murmuran.

En el cementerio de Puerto Príncipe
el enterrador tiene la cara huesuda
arrastra una pala oxidada
y se detiene cansado en cada fosa común
pero ya no duerme ahí.

En el cementerio de Puerto Príncipe
la gente deja a sus muertos
en la entrada
y día a día se acumulan montañas de féretros
sin nombre… uniformes.

En el cementerio de Puerto Príncipe
la gente que llega con sus difuntos
está sudorosa y hambrienta
y se recuerdan entre ellos
que algún día serán difuntos.

En el cementerio de Puerto Príncipe
no existen duelos, todo esta apretado
no existen lápidas, todo es frágil
nada es definitivo, todo es eterno
como un sueño.

En el cementerio de Puerto Príncipe
el sismo no destruyó su construcción
y hay 200.000 cajones esperando
su turno desencajado
en una fila de muerte abandonada.

En el cementerio de Puerto Príncipe
no hay lápidas que recuerden
y sí nichos sin identidad
no hay quien lleve las cuentas
sí una sola visitante que cubre su nariz
con un pañuelo.

En el cementerio de Puerto Príncipe
el enterrador está muy flaco y ojeroso
tenía 8 hijos, una mujer y una vaca
que cenaban todas las noches con maíz
ahora la venas de sus brazos son ramas.

En el cementerio de Puerto Príncipe
la visitante que tiene una túnica blanca
se lanzó al suelo polvoriento
y en su trance de gritos desesperados
las últimas palomas huyeron.

En el cementerio de Puerto Príncipe
hay una cita de Víctor Hugo
que menciona la eternidad
mientras el sello de origen francés
se mantenga siempre en las retinas.

El cementerio de Puerto Príncipe
es vigilado desde lejos por tropas yanquis
que aseguran que la sobrepoblación
es sospechosa de un sueño
y los finados quieren escapar
cada uno con su botella de cerveza.

 Juan Disante  -  Buenos Aires  -   (Segundo terremoto fatal en 20 años)

domingo, 1 de agosto de 2021

El Tiradero

 .... y transcurre al paso de tarde en tarde

                            aquella voz que nos hiciera

                            almas paradas

                                             en la grava circular del Coliseo.

                           Yo que quise, tu no podías.

                   Y la huella ...

      el Tiradero

                                          esa

                                          palabra

                                          que vino

                                          del sueño

                                                                    NO SÉ.

                                                    el gladiador calculando el golpe

                                         y el Tiradero acá...

                                                                  COMO SI ESO.

LA MULTITUD CONTRA 

LA SAVIA

el emperador bajando el pulgar de aquella

                                    ciudadela en ruedo

                        y el ABRAZO FINAL de cuanto fuimos.