Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Pelusitas

Resultado de imagen para buenos aires ciegos subsuelo
El amarillado prevalecer de la fachada sorda
se interpone apurado
repentino
a traspié
a los pasos austeros de los no ávidos
en las caminatas con olor a arena
sobre los adoquines pisoteados del tiempo
y no hay respuesta del (h)ermitaño Hermes
sólo sonsacar al último tren descarrilado
a los huecos sabedores de huecos
que temen de las pelusitas que crecen
hoy no mañana sí
que no se afligen por los distintos verbos
peticionantes del quiero más
por la subterránea Buenos Aires
donde los ciegos siguen rompiendo sendas
tientando paredes. 
JuanD

lunes, 7 de noviembre de 2016

El Tiempo


descarga (5)
Engraciamiento y escarnio pasionales
están muy cerca recorriendo uno a uno los asuntos
constatan
repelen
intercambian frecuencias
malogran el dicho antañón aún vigente
reparten la vara de cada instante
sostienen matraqueos al aire factible.
                          —-
Y un día se van de sí
interponen calzas entre inocencia y desapego
desguace y absolución
desarmonía y maridaje
rencor y bobera.
                        —-
Al cabo
se abalanza con sus omegas
el Tiempo desojerizado
sin tirria ni adoración terrenal
y consigue lo que no alcanzó la razón del periquete:
despunte final de su achicharrante piel
tan cerca de lo esencial.
Juan Disante  -  

sábado, 5 de noviembre de 2016

... voy a decir



... voy a decir
si un día decido correrme del despojo
de los insectos e insecticidas
correrme de las plumadas
también de estas hojitas
              que le importará al trueno que lo lean
las raíces buscan el cielo
lo inteligible
              el acento

si un día decido
me correré del verbo más fecundo
del grunimiento apellidado texto
              luengo hacer me espera sólido
me correré y me corro
hasta tanto alboree
las manus palabras ya no alcanzan
              que cae de su peso