Diálogo con mi Otro

-- El Lenguaje es el camino y la Poesía el atajo.
-- ¿ Te parece que es así ?
-- Seguro. Pero, ¡atención! en el atajo nos encontramos con lo inesperado del sendero. Todo pedrusco tosco.
-- ¡Furtivo risco! Te agrego que el poema-travesía requiere de un esfuerzo descomunal para poder levantar el velo del horizonte.
-- Velo... velo... rugoso acre. Nos obliga a revisitar todo de nuevo. Engendrar cordeles.
-- ¡ Reeducarnos ?
-- Si. Se espera siempre que la poesía desenvuelva aquello diferente que no está a la vista de lo que seduce la acción de los hombres.
-- ¿ De qué materia está hecha la seducción de los hombres ?
-- Se hace muy difícil percibirla. Seguramente, en una anómala época de improbidades, lo único que pueda salvarnos es abrir caminos con la poesía.
-- ¿ Volveremos a la senda de Homero ?
-- ¿¡... !?
.
.
.

POESÍA ESPECTRAL

Nos orienta, para la composición poética, a usar el más amplio espectro del discantar y la atrevida recién llegada voz del reflejo.
Más el formato, que la sumisa matriz.
Más el cómo de la armonía, que el qué de la melodía.
Más arquitectura vegetal, que materia rústica.
Ni gongorizar ni estar en la vena lugoneante del realismo residual
Hacia una quebradura doble de la palabra y la sintaxis en cautiverio.
La del sueño.
La de la dermis simbolizable.
La de los significantes indulgentes.
Algún día caerá la viruta impresionista de la forma,
y todo será refinado fundamento,
asunto,
luz.

sábado, 6 de julio de 2013

¿Esperaré el fin del solsticio?

.
¿De dónde viene ésta parálisis verbal
de no poder levantar el violín sobre el hombro?
decirle a quien escucha qué es lo que duele
a los escépticos de los agudos de dónde vengo
a los que están de paseo
dónde comienza cada espina
el hospedaje
todo está más claro cuando crecemos
lo que capta el oído entre corcheas
son los silencios entre causas
con bolsillos llenos de palabras
y la confusión de la realidad
nada es peor que éste bloqueo de meses
no escribiendo
ni asomando el hechizo del susurro
biensonante
tampoco decirlo en quichua
por eso de los encomenderos
revisando
controlando
parecemos molestos de nuestra cultura
y nos mostramos con ganas de vivir
desiluminados
tomados de las manos
deberíamos pararnos sobre las mesas
y esperar la baraja de oros
con espadas
con la esfera de los pechos de las madres
cualquiera sea el mensaje
estamos hechos de brumas
el desgano corroe la poesía
aunque siempre existe la memoria
los curanderos
las ganas de salvar el mundo
escuchando nuevos tintineos
rasguidos
con todo aquello.
Juan Disante - (brumas)